domingo, 26 de marzo de 2017

Adiós Revista Fierro…

 El dolor por la desaparición de una revista de historietas es equiparable al de una novia que nos abandona o al de un amigo entrañable que se nos muere...

 Y mucho más si se trata de una revista que hizo historia y mucho más si es la única revista de historietas de circulación oficial que nos quedaba…

 Adiós amada Revista Fierro, siempre nos queda la esperanza de la resurrección…






miércoles, 22 de marzo de 2017

Vivian Maier



 Alguien dijo alguna vez que hay artistas que no saben defender su obra…

 Yo creo que, justamente, esos son los más puros o casi los únicos verdaderos, los que no salen de viaje a venderse y a mostrarse, los que no hacen un producto de su obra, los que no se publicitan locamente.

 El riesgo es “la muerte sin confesión”, el riesgo es que se pierda algo precioso y único, pero no es la labor del artista publicitarse, eso le corresponde a otros.

 Vivian Maier, grandiosa, Vivian que tomaba y tomaba fotografías con valor artístico superlativo y, según se sabe, poco es lo que dio a conocer.

 Lo más llamativo: apenas sí mandaba a revelar sus fotografías, se rescataron por azar cientos de miles de negativos que nunca vio ella misma.

 Mis dos pulgares arriba, mi copa en alto, un brindis por ti, ya que un puñado de tus imágenes llegan a Argentina.

 Les dejo estás notas y la referencia propia cuando alguna vez hablamos de ella en este espacio:




En noticias:  




domingo, 12 de marzo de 2017

No hay ritual sin víctima…


 En este sitio del mundo, cuando el Indio Solari, anuncia que dará un nuevo recital, se produce una conmoción masiva entre sus seguidores.

 No quiero fastidiar con aclaraciones: quien fuera líder de la banda de Rock, “Los Redonditos de Ricota”, siempre logra una fascinación que no procede de ninguna innovación musical sino de cuestiones sociológicas que apenas me atrevo a intuir.

 Sus seguidores, y acaso las cifras lo confirman, se jactan de protagonizar el “pogo” más grande del mundo.

 Esos mismos seguidores son los que bautizan a cada recital de Solari como “Misa”, la “Misa Ricotera”, en los años de la banda, y la “Misa del Indio” posteriormente. Entiendo que obedece a darle al asunto un carácter de sacralidad.

 Acaso no saben, o sí pero lo asumen, que una misa es un ritual y que no hay ritual sin víctima, es decir sin sacrificio, es decir sin muerte…

 En la misa de los católicos ese sacrificio es el de Cristo que se renueva, según se cree, en la transformación en pan (cuerpo de Cristo) y vino (sangre de Cristo). Si bien, ya no debe morir otro en cada misa católica, la esencia es la misma.

 Y si el movimiento que lidera desde hace décadas el señor Solari constituye una misa, es decir un ritual no es extraño que cumpla con su pura esencialidad: el sacrificio al dios…

 Digo esto porque alguno busca explicación a las dos muertes que resultaron de su último recital del 11/03/17.






http://www.clarin.com/sociedad/olavarria-confirman-muertos-multitudinario-show-indio-solari_0_r1EDV8Gil.html




jueves, 9 de marzo de 2017

“Lo que pensábamos hacer antes de morir…”

 Hace un tiempo vi un libro que trataba sobre aquellas cosas que llevaban los soldados norteamericanos encima. Los de la guerra de Vietnam. 

 Me parecen temas fascinantes. Soy un tipo simple al cual, más que la Historia le gustan las “historias de la Historia”.

 Un niño encontró en su jardín restos de un avión combatiente de la Segunda Guerra Mundial…

 Y restos del piloto, transcribo:

“Dentro del avión se encontraron los papeles personales del piloto, además de tres preservativos sin usar, su billetera, monedas y algunos cupones de comida para el comedor de una base aérea en Aalborg…”


 Lo que intentamos hacer antes de morir…






sábado, 4 de marzo de 2017

La muerte en Mar del Plata…



 Estas fotografías son de nuestro cementerio local. El cementerio de las familias ilustres.

 No exigió un trabajo muy arriesgado, cualquiera puede ir y estar en posición para tomar estas fotografías.

 En este caso, el mérito artístico es de Santiago Schipani, mi hijo, quien todavía no me perdona el haberlo invitado a tan angustiante aventura.

 Y tiene razón: