domingo, 18 de febrero de 2018

“Océano Mar” (la difícil tarea de compartirlo...)




 Fui insistente con un amigo para que tenga la amabilidad de prestarme “Océano Mar” de Baricco.

 Había leído unos cuantos de sus libros pero no, ése, justamente ése.

  Mi amigo decía que tenía varias ediciones de ese título, es decir que lo había adquirido varia veces…pero por alguna causa que él llamaba “olvido", nunca me lo prestaba. Y, acaso por otra causa que desconozco, yo no iba a la librería y lo compraba…

  Pero me hacía gracia mi amigo porque tenía el libro repetido tantas veces y no me lo prestaba, incluso me confesaba que tenía algún “Océano Mar” en edición rudimentaria y en malas condiciones justamente para prestarlo sin lamentar mucho ni pérdidas ni roturas, pero…aún así olvidaba sacarlo de su anaquel y prestármelo.

 Yo he comprado un mismo libro dos veces para conservarlo, uno en edición rústica y otro para tenerlo como objeto preciado, pero nunca más de dos veces…

 Un día llegó mi cumpleaños y mi amigo me regaló “Océano Mar”. No, una de sus versiones, ni la mejor ni la rústica con roturas, me compró el libro  “Océano Mar” y me lo regaló…

Y lo leí…

Y comprendí por qué no quería soltar ninguno de ellos…nunca…




domingo, 11 de febrero de 2018

Liliana Bodoc…nunca “adiós”…

 Me tomé unos días para escribir sobre la inesperada partida de la escritora Liliana Bodoc
 En este lugar del mundo,  muchos la conocimos personalmente y eso, aumentó la profundidad de la tristeza.
 Muchos la conocimos, la conocimos muchos personalmente porque tenía esa grandeza, esa delicadeza de espíritu de ponerse a hablar de literatura con cada persona que la abordara y a todos, sin excepción les dedicaba el tiempo que fuese necesario. No era extraño que los que iban a escucha a Liliana Bodoc, fueran luego escuchados atentamente por ella…
 Creo que nadie encontrará una dedicatoria de su puño y letra igual o parecida porque para cada lector encontraba las palabras justas y distintas…
 Hay mucho, pero mucho más para decir de ella pero lo han dicho, lo están diciendo y lo dirán otros con mejor voz que mi voz que ahora está herida por la tristeza…

"No digo adiós.
Ustedes se irán.
Yo permaneceré, reinventando el recuerdo de lo que han sido.
No digo adiós, aquí me quedo para contarlo todo.
Dice adiós la lechuza, el hombre y la piedra.
Yo no lo digo.
Debo permanecer y recordar al hombre, la piedra y la lechuza.
Yo no me olvidaré de ninguno de ustedes,
parte en mi rueda, balsas y colores.
No me olvidaré de nada ni de nadie
pues no puedo olvidar lo que me constituye.
Adiós, dirán. Y yo no diré nada.
Cuando todos se alejan, se queda la memoria sentada en una roca,
cuando todos descansan.
Aquí estaré, no digo adiós.
Si pasan junto a mí y me preguntan,
les contaré acerca de lo que fueron.
Si me ven sentada en una roca, componiendo mis versos,
acérquense y pregunten.
Yo voy a responderles.
Pero luego no les diré adiós.
Porque, quieran o no, se quedarán conmigo."
 


“Los días del fuego”, Liliana Bodoc






martes, 30 de enero de 2018

“Flos Marie” sea lo que sea es eficaz…

  

  Imagino que saben de que hablo: una serie de producciones musicales con mensaje religioso que no deja de circular y circular por la red dividendo las aguas entre crédulos y asombrados.

  Un grupo de jóvenes católicas (al menos así se definen) con el motivo de promesas religiosas sube y sube canciones de evidente mediocridad cantadas de la peor manera posible. Todas ellas vestidas de modo bien Kitsch rodeadas de mobiliario y decoración deprimentes y típicos del peor gusto de la década del ’70…

   Y así desatan controversia entre quienes dicen que es un “fake” (es decir un engaño planificado) y quienes dicen que son unas jóvenes inocentes y entusiastas que no hacen más que manifestar su devoción católica.

  Incluso, en los videos en los que algunas de ellas responden a estos cuestionamientos, lo hacen de una manera realmente catastrófica desde mi mirada y supongo sin miedo a equivocarme que desde la mirada de ustedes también…

   Ante la falta de datos certeros, soy de los que opinan que es un fake, un engaño, una manera de atacar a la Iglesia Católica de modo eficiente y certero.

  Alguien, alguna vez habló del “Poder ateisante de la insipidez”. Supongo que esto tiene mucho de eso.

  No ha sido este blog un espacio que defienda religión alguna, pero sí ha tratado de ser una especie de página que devele, en la medida de lo posible, la realidad de algunas cosas.

  Si las niñas de “Flos Marie” son un engaño, solo puedo decirles que su ataque es bien efectivo. Nada hay más certero que burlarse del enemigo de esa manera, nada como ridiculizarlo para quitarle poder de trascendencia. Ni los más profundos herejes han hecho tanta mella contra la fe como estas señoritas cantarinas.

  Si, por el contrario, las niñas de “Flos Marie” no son un engaño, debo decirles que pecan profundamente de ignorancia culposa. Si hay algo por lo que bien se ha destacado el catolicismo ha sido por sus grandes compositores, esos que emocionan y “elevan” de algún modo hasta los más duros corazones. Pecan de ignorancia culposa por no ponerse a indagar qué composiciones religiosas acompañaron la historia de la Iglesia Católica, qué músicos, qué obras…y pecan de ignorancia culposa por no averiguar siquiera cómo se canta una canción más o menos bien...

  Pero, realmente no me lo creo. No dudo de que se trata de un engaño, de un montaje pensado y puesto en escena con astuto diseño. 

  Sea como sea, niñas, han asestado un duro golpe en las intenciones de todos aquellos que quieran sumar devotos, defender la fe de occidente y/o venerar las creencias de antaño.

   Allá ustedes con vuestro triunfo o con vuestra ignorancia devastadora…







lunes, 29 de enero de 2018

Adios revista adiós… a propósito del cierre de la revista “El Gráfico” y/o un lamento por no ser capaces de conservar una maravilla…

 No deseo ahondar en detalles: datos, estadísticas, esas tantas otras cosas…

 Era una revista a la que le faltaba poco para ser centenaria.

 Que fue la primera que habló de un joven motociclista a quien luego se lo conoció como Che Guevara, que hablaba de deportes principalmente fútbol, que, que, que…

 Era El Gráfico, la manera de ver en detalle fotográfico, con notas de calidad y controversias varias todo lo que sucedía deportivamente cada semana.

 Claro que se leía en las peluquerías, en los cafés, en los patios de las escuelas; claro que muchos las coleccionaban como si se tratase de un tesoro hereditario…

 Les digo más, amigos entusiastas, los prisioneros, justamente apresados o injustamente apresados, generalmente podían colgar en las paredes de sus celdas las tapas de El Gráfico. Hasta hay quienes afirman que compartían la revista con sus carceleros, como si  el fútbol estuviese más allá de la política o la ley…

 Y hay más también, numerosos deportistas aspiraban principalmente a aparecer en la tapa de El Gráfico, siendo ello la gloria más importante por sobre cualquier beneficio económico… Otra época…otro mundo…

 Se entiende que las tecnologías superan en comodidad y precio a las revistas de papel pero mi lamento, mi tristeza se debe a un simple cuestionamiento: ¿Por qué no podemos conservar algo “a la antigua”? ¿Por qué no somos capaces de sostener algo noble y bueno en un molde del pasado?

 Y me culpo, yo mismo no estoy escribiendo esto en papel. Tan vertiginoso es todo que hasta este tipo de espacio, “el blog” está catalogado como caduco o como algo anticuado para millones de navegantes de la red

 Así son las cosas, mi lamento y mi recuerdo para ti revista “El Gráfico”














domingo, 14 de enero de 2018

BATISEMANA caprichosa en “La Comedia Terminó” (día siete y último por ahora…):

    Hubo Batman fuera de las páginas de papel en 1943, en 1945, nuestra citada estos días de 1966, hubo en 1989, en 1992, 1995, 1997, 2005, 2008, 2012 y hubo Batman como coprotagonista en “Batman vs Superman: Dawn of Justice” y Batman en versión “Lego” en 2017:






   Y existieron numerosas series animadas cuyas nóminas, críticas y apreciaciones pueden encontrar fácilmente en este ciberespacio.

  Cada fanático podrá indagar, volver a apreciar, descubrir sobre este personaje.

    Esta  “Batisemana en La Comedia Terminó”, inclinó su corazoncito como homenaje afectivo a la serie protagonizada por el querido Adam West de quien compartimos algunas imágenes más, imágenes caprichosas y azarosas como este espacio, como esta “Batisemana”


















sábado, 13 de enero de 2018

BATISEMANA caprichosa en “La Comedia Terminó” (día seis)…


  Ciertamente que esta “Batisemana en La Comedia Terminó” tiene algo de engañosa puesto que nos estamos dedicando a hablar del Batman de la serie de 1966…

  Y es que aquella producción no deja de ofrecer múltiples sentidos de observación.

  Alguna vez, en este espacio (más precisamente en la entrada del 28 de abril de 2015), comentábamos que nos habíamos sentido un poco engañados con dicha serie, por el simple hecho de que siendo niños mirábamos con devoción algo que, al ver de nuevo ya mayorcitos, había contenido un sinfín de bromas y frases ridículas y escenas muy más allá de lo inverosímil. Así que como niños que habíamos sido, nos sentíamos engañados en nuestra inocencia y buena fe.

  Con el tiempo, comprendimos que aquella serie contenía otras cosas que le daban cierta grandeza y que era, además de una serie hija de su época, una creación que podía sobrevivir con los años. Y sobrevivir al paso del tiempo ¿no es acaso la condición de los “clásicos”? En este sentido, la serie del `66 es un gran clásico con todas las letras.

  Bob Kane, uno de los creadores de Batman (y digo uno de los creadores porque el otro fue el olvidado Bill Finger) quien pudo ver la recreación en imágenes de su obra hasta la película dirigida por Tim Burton y protagonizada por Michel Keaton de 1989 supo decir que el Batman más fiel a su idea original había sido el de la serie de 1966 con el magnífico Adam West

Batman y Robin de Bob Kane

Batman y Robin del `66


Batman-Keaton y Bob Kane





viernes, 12 de enero de 2018

BATISEMANA caprichosa en “La Comedia Terminó” (día cinco)…




     El magistral Jerry Lewis acompañado de Dick Shawn y Connie Stevens visitando a Adam West, Cesar Romero (el “Guasón) y Jane Wald en el set de filmación de aquel “Batman” de la década del `60…

                     "Aquellos fueron los días..."